Artículos de Guillermo Ortega

Avatar de Guillermo Ortega

Periodista

Dos malos momentos

Acabas de llegar al bar donde has quedado con unos amigos y, nada más entrar, recuerdas que ese sitio en realidad no te gusta nada y te lamentas de que fueras precisamente tú el que lo propusiera como lugar de encuentro. Te resignas, vas a la barra y pides un tinto que resulta no estar […]

Patria querida, sea cual sea

No sé si fue Unamuno o Pío Baroja y no tengo ganas de comprobarlo, pero uno de los dos dejó escrito que el nacionalismo es una enfermedad que se quita viajando, o algo parecido. Al que sea de los dos tiendo a darle la razón. Sin llegar al exceso punk y su lema “un patriota, un […]

Nos quedamos sin papel

  Yo es que no sé qué me pasa: podría contar, por ejemplo, que esta noche veo en directo a Richard Hawley, explayarme en lo mucho que estoy disfrutando con la lectura de Michel Houellebecq, compartir mi alegría por la inminente visita de mi amigo Igor, que viene desde Holanda, o hasta confesar lo frustrante […]

Dos ejemplos, una conclusión

Primer ejemplo: hay un tipo de unos treinta años hablando en un balcón. Es un primer piso de una casa a tiro de piedra de Derecho. Sólo lleva puestos unos vaqueros, tiene el pelo largo, barba de varios días y está muy delgado. A su lado hay un montón de papeles a los que hace […]

La gente a la que hay que odiar (o no)

“¿Eres tú el hombre al que hay que odiar?”, le preguntaba Barney, el borracho de Los Simpsons, al repugnante señor Burns. Y a raíz de eso me pregunto a quiénes debemos odiar los periodistas. En el caso de que haya que odiar a alguien, que a lo mejor no. Muy a menudo, desde arriba, nos […]

Una bofetada de dignidad

Antes que nada hay que ver (o volver a ver) esto: Todo un documento, ¿verdad? Si fuera una película, a los ojos de la mayoría el señor que pregunta sería el bueno. No porque sea periodista, sino porque es la víctima que no se resigna a quedarse con los brazos cruzados, la persona que se […]

Sin insignia y sin reloj

Un periodista aún más veterano que yo me dijo hace mucho tiempo que había dos tipos de articulistas que no soportaba: los que estaban todo el tiempo hablando de sí mismos y los que sembraban sus columnas de citas cultas y referencias pedantes. Es lamentable, pero este artículo lo tengo que enfocar desde un punto […]